La dieta de la mediana edad: perder peso a los 40

La dieta de la mediana edad: perder peso a los 40

in Consejos y Tips

Perder peso de manera saludable

Llegados a los 30 años nuestro metabolismo se desacelera y nos cuesta más mantener firme la masa muscular. Seguro que has probado muchas dietas, y muchas de ellas no te han servido, sobre todo las relámpago, que traen consigo el efecto rebote. Y cuando llegas a los 40 este impacto es mucho mayor de lo que era a los veinte.

A medida que nos acercamos a la mediana edad, nuestro metabolismo se desacelera y perdemos masa muscular, lo que se traduce en que las dietas que hacíamos 15 y 20 años atrás ya no nos sirven apenas para nada. Simplemente debes seguir otras pautas para perder peso a los 40:

1.Si quieres perder peso a los 40: Reduce el consumo de alcohol

Es muy agradable relajarse al final de un largo día abriendo una botella de vino, pero debes saber medirte. Recuerda que una copa de vino tiene en torno a 75 calorías. También las tapas que tomamos nos añaden más calorías cuando salimos a tomar algo, y si además llevas un estilo de vida sedentario, esto se agrava.

2.Haz ejercicio en ayuno

Un elemento clave en la dieta para adelgazar a partir de los 40 es hacer ejercicio cardiovascular, pero es importante que sea en ayunas. Puedes ir al gimnasio y hacer algunos ‘sprints’ en la cinta de correr con el estómago vacío, esto ayuda a quemar grasas. Esto es porque los niveles de glucógeno se agotan durante el sueño y al despertarnos el cuerpo empieza a utilizar un mayor porcentaje de grasa corporal como fuente de energía. Si hacemos deporte en ayunas cuando el cuerpo tiene un déficit de calorías, activamos el metabolismo y aumentamos la capacidad de quemar calorías más que en otros momentos del día.

3.El ritual si sales a cenar fuera

Si sales a comer o cenar fuera, pide dos primeros en vez de un entrante un plato principal. Hay que controlar la cantidad de las porciones y, por lo general, éstos son más ligeros que los segundos. Intenta escoger siempre entre uno de estas tres opciones: pan, alcohol o postre para limitar su consumo total. Así conseguirás que una cena de ocio no se convierta en un duro trabajo durante la semana para quemar esos pequeños excesos que, con la edad, se notan más que nunca.

4.La clave para perder peso a los 40: dormir bien y a oscuras

Siguiendo los consejos anteriores, estás listo para irte a dormir y quemar calorías mientras descansas. Claro que para que estas técnicas funcionen correctamente necesitas conciliar el sueño de forma rápida y duradera y la luz exterior es el peor enemigo de este objetivo.

Aunque creas que tu sueño es inmune a la luz solar y te de igual que las persianas estén levantadas, la realidad es que no correr las cortinas afecta a los niveles de melatonina –la hormona responsable de conseguir que nuestro cuerpo se duerma antes– y afecta a la calidad de nuestro descanso, lo que con los años se traduce en que nuestro metabolismo no actúe durante la noche tal y como deseamos.

5.Apaga la tele

¿Sabías que las personas que ven menos la televisión están más delgadas? Y no es que inviertan su tiempo en hacer ejercicio en lugar de sentarse delante de la ‘caja tonta’, es que evitando este hábito reducen el riesgo de padecer diabetes y enfermedades del corazón, ya que al estar más rato sin movernos consumimos menos energía y los niveles de azúcar en sangre inundan el torrente sanguíneo. Esto a partir de los 40 años contribuye en mayor medida a las posibilidades de tener diabetes y otras enfermedades relacionadas con el peso.

6.Aprende de los japoneses para perder peso

En general, los japoneses envejecen estupendamente y mantienen una alimentación sana y equilibrada. De hecho están entre las personas más longevas del mundo. Aquí está su truco, “estómago lleno 8 de 10”, y en la práctica se traduce en comer hasta alcanzar el 80% del nivel real de hambre que tenemos y parar. Si vas reduciendo tus porciones poco a poco acostumbrarás a tu estómago a comer menos cantidad y, por tanto, evitar la ingesta de unas cuantas calorías innecesarias.

7.Bebe más agua

Una de las cosas más importantes que podemos hacer para perder peso a los 40 y a cualquier edad es beber agua. Entre otros muchos beneficios, conseguimos reducir la cantidad de sal de nuestra dieta sin darnos cuenta. Un exceso de sodio puede traducirse en que el cuerpo retenga líquidos, provocando una desagradable sensación de hinchazón. Bebiendo al menos dos litros de agua al día, lo podrás evitar.

Estos son los consejos hacer una dieta y perder peso a los 40, no obstante, cualquiera de estas pautas son básicas para seguir un estilo de vida saludable y puedes practicarlas a cualquier edad. Si además quieres sentirte mejor y transformar tu cuerpo, puedes ayudarte con Clean 9, un tratamiento de 9 días para depurarte, eliminar toxinas además de sentir un bienestar general y un vientre más plano. Es un programa saludable de control de peso.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *